Cualquiera puede comprar ARTE

Se me ocurre que la mejor forma de empezar es hablar sobre quién compra arte y por qué. La respuesta puede parecer sencilla, compra arte quien se lo puede permitir. Evidentemente eso es así en lo fundamental. Pero existen otros factores como el nivel cultural y social que influyen de manera determinante. 

jaume_plensa_gemelos_2009

Por ejemplo, se tiene la idea, en gran medida, de que el arte es caro, tan caro que una persona de nivel social medio, por lo general, lo ve como algo inaccesible para su bolsillo. Eso es cierto a medias. Evidentemente no va a poder comprar una obra de Damien Hirst, pero existen muchas posibilidades de comprar obra de calidad a un precio sensiblemente inferior al precio del televisor penúltimo modelo (ya no digo último, que eso es casi como comprar un Picasso). Es simplemente una cuestión de mercados. Yo, Pepito Pérez, con mi sueldo de 1500 euros al mes no voy a poder ni siquiera oler una de esas vacas cortadas por la mitad de nuestro amigo Hirst, quizá incluso ni siquiera me apetezca hacerlo. Pero sí voy a poder comprar una obra de arte de un artista emergente, una obra gráfica, quizás, una fotografía de formato medio, un aguafuerte, una pequeña pieza escultórica. Realmente estás adquiriendo una obra de arte, quién te dice que eso que estás comprando no es arte. Posiblemente lo hayas adquirido en una pequeña galería de tu barrio, o en una de esas ferias de arte en la calle que de vez en cuando aparecen por las ciudades. Incluso en ferias ya de cierta enjundia, por qué no. Si tienes buen gusto y buen olfato puedes llegar a comprar algo de gran valor sin dejarte el sueldo del mes. No esperes hacerte rico comprando cuadros de artistas jóvenes, las cosas son más complicadas que eso, pero ¿no es mucho mejor llenar tu casa de objetos únicos, que enriquecen la vista y el alma, que de vulgares láminas de Van Gogh o cosas mucho peores?, (espero que no se ofenda nadie, incluido el pobre de Van Gogh, allá donde esté).

Por tanto es, simple y llanamente, una cuestión de mercados. Hay un mercado de arte que está en la estratosfera y al que sólo acceden dos o tres, como ha sido siempre y así seguirá. Pero por detrás hay todo un universo. Si escarbas un poco puedes dar con auténticos tesoros, más en lo creativo que en lo económico, pero quién sabe lo que puede deparar el futuro. Todos los artistas, incluidos los más cotizados, empezaron desde cero.Obras boli Bic juan Francisco Casas

Luego hay un factor que es fundamental, y es el social. Poseer arte mola. Y de eso se han dado cuenta, sobre todo, los ricos. Mola tener una obra de Juan Francisco Casas, o de Jaume Plensa. Por el reconocimiento y la posición social, está claro, y porque mola, y punto. Los ricos sólo necesitan saber eso para empezar a comprar arte. La clase media lo tiene difícil, y no lo digo sólo por el precio, lo digo porque, por desgracia, el nivel medio cultural, al menos en nuestro querido país España, es muy pobre, lo segundo, el consumismo nos puede, y esto del arte no va con el tema consumista. Los dineros se nos van en cosas como smartphones, televisores led, y zapatillas de marca, cosas que a mi me encantan, todo sea dicho. Pero la cultura va en otra dirección.

damien-hirst

Como conclusión diré, no sin cierta tristeza, pero con esperanzas de que la cosa cambie en algún momento, que los artistas lo tenemos difícil, pero que merece la pena intentarlo, porque se puede comprar arte, se debe comprar arte, debemos ir a las galerías sin complejos, que si hace falta regatear al galerista se regatea, que estamos en España, hombre. Y que nos demos cuenta ya de una vez por todas, que EL ARTE MOLA.

Deja un comentario