Damien Hirst

Una reflexión sobre la apariencia y la identidad

Una reflexión sobre la apariencia y la identidad

Rate this post

Hace ya unos años tuve una conversación con un@ galerista que me aconsejó el no comentar nada al respecto de mis exposiciones en determinados centros comerciales a determinadas personas relacionadas con el mundo del arte.

Gerda Taro

Gerda Taro atendida por un médico húngaro durante la guerra civil española

Lo curioso es que esta persona además de tener su galería de arte, la cual me comentaba no era rentable, tenía, no muy lejos de allí, una tienda de marcos donde también vendía obras de estas que llaman decorativas, y un variado surtido de material de bellas artes. Este otro negocio sí era rentable.

No sé cómo le irá ahora, pero entonces era una galería que intentaba despuntar. Le agradecí su consejo y su sinceridad a pesar de que no le interesara mi trabajo.

Todos los años, desde la facultad, he intentado visitar la feria de arte contemporáneo de Madrid ARCO, la más importante del año en España. Allí, además de ver trabajos más o menos interesantes, ves una fauna de lo más curiosa. Reyes y ministros, señores extravagantes muy mayores con chicas muy jovencitas, señoras muy mayores con pieles, muy operadas, con chicos muy jovencitos, famosos de la cultura y las revistas, gente de la nobleza española, grandes empresarios, todos hablando raro y de cosas que ni ellos, probablemente, entienden. El arte atrae a las élites.

Los escritores, incluidos los grandes, se presentan a los concursos con nombres falsos, cuando ganan el premio entonces revelan su verdadera identidad.

Banksy. Una de las teorías al respecto de su identidad es que se trata de Damien Hirst. No se sabe, pero de ser cierto, sería un tema muy interesante para discutir. ¿Por qué toma otro nombre para realizar obras que nada tienen que ver con su muy valorado trabajo? Él es un genio, es rico, famoso, ¿para qué lo necesita?

Uno de los animales en formol de Damien Hirst

Gerda Taro y su amante Endre Friedmann realizaban juntos las fotografías bajo el pseudónimo de Robert Capa. Ella, muy probablemente ideóloga y creadora de muchas de las fotografías de Capa hasta la muerte de ella, está siendo noticia estos días porque un usuario de Twitter, que poseía una foto de su padre, médico, atendiendo a una mujer herida durante la guerra civil española, decidió publicarla y un usuario la reconoció como Gerda Taro. Murió poco después de la instantánea. No se sabe qué imágenes tomó uno u otro durante los años en que estuvieron juntos, pero evidentemente no es su imagen la que se recuerda cuando se habla de Capa. Se sabe que muchas mujeres, al igual que Taro, utilizaron nombres masculinos para firmar sus obras o directamente utilizaban los nombres de sus maridos.

La historia de Gerda Taro es digna de contarse más extensamente, lo dejo para otro momento. Mientras, os dejo una maravilla de canción de Alt-J titulada «Taro» en un no menos maravilloso videoclip que el grupo dedica a la fotógrafa.

Giorgio de Chirico, después de abanderar uno de los movimientos más interesantes de las vanguardias, la Pintura Metafísica, dio un giro a su obra volviendo a la pintura romántica, al Neoclasicismo y al Barroco, algo que no se entendió en absoluto. Ya en sus últimos años se auto plagiaba pintando réplicas de sus propias obras.

Se sabe que muchas mujeres, al igual que Taro, utilizaron nombres masculinos para firmar sus obras o directamente utilizaban los nombres de sus maridos.

Giorgio de Chirico

«Retrato de la señora L. Gartzen». 1913
Giorgio de Chirico

Reconozco que yo mismo utilizo un pseudónimo para firmar cuadros que nada tienen que ver con mi actual trabajo de collage. Continúo haciendo cosas que hacía antes primero porque me gusta, ¿por qué renunciar a ello? Hay otros motivos, me sirve como laboratorio para experimentar con materiales, temáticas y técnicas diferentes. Me permite no ceñirme al original y único, que encarece mucho el precio de la obra, sin tener que pasarme necesariamente a la reproducción firmada y puedo llegar a un público más amplio. Y lo sigo haciendo porque aún tengo presente la conversación de el/la galerista, pero eso no me impide ahora mismo reconocer los hechos y decir sin rubor que seguiré haciendo lo que me apetezca.

Giorgio de Chirico

«Baños misteriosos con pato». 1973
Giorgio de Chirico

No se entiende bien desde determinados ambientes una obra heterogénea, quizás da una imagen de poca autenticidad, no se. Tienes que ser íntegro, mostrar coherencia, si no eres un vendido o algo así. Le pasó a Giorgio de Chirico y a otros artistas, del mundo de las artes plásticas y también de otras artes.

No se trata en estos momentos de entrar a juzgar los motivos, porque pueden tener un origen y unos intereses muy distintos. Mi opinión es que la mayoría no dependen directamente del artista y sí bastante de expectativas creadas artificialmente desde posiciones ajenas totalmente al arte. Más cercanas a intereses políticos y comerciales.

El hecho de que tengas que ocultarte detrás de un pseudónimo para mantener unas apariencias habla de lo institucionalizado y mercantilizado que está el arte, del clasismo que impera en todo lo que toca el dinero y cómo acaba manipulando tanto al mensajero como al mensaje. Pero claro, es que si el arte fuera libre sería peligroso, porque tiene el poder de cambiar las cosas.

Publicado por jesusfnavarro en Arte, Blog, Fotografía, 0 comentarios
Cualquiera puede comprar ARTE

Cualquiera puede comprar ARTE

Rate this post

Se me ocurre que la mejor forma de empezar es hablar sobre quién compra arte y por qué. La respuesta puede parecer sencilla, compra arte quien se lo puede permitir. Evidentemente eso es así en lo fundamental. Pero existen otros factores como el nivel cultural y social que influyen de manera determinante. 

jaume_plensa_gemelos_2009

Por ejemplo, se tiene la idea, en gran medida, de que el arte es caro, tan caro que una persona de nivel social medio, por lo general, lo ve como algo inaccesible para su bolsillo. Eso es cierto a medias. Evidentemente no va a poder comprar una obra de Damien Hirst, pero existen muchas posibilidades de comprar obra de calidad a un precio sensiblemente inferior al precio del televisor penúltimo modelo (ya no digo último, que eso es casi como comprar un Picasso). Es simplemente una cuestión de mercados. Yo, Pepito Pérez, con mi sueldo de 1500 euros al mes no voy a poder ni siquiera oler una de esas vacas cortadas por la mitad de nuestro amigo Hirst, quizá incluso ni siquiera me apetezca hacerlo. Pero sí voy a poder comprar una obra de arte de un artista emergente, una obra gráfica, quizás, una fotografía de formato medio, un aguafuerte, una pequeña pieza escultórica. Realmente estás adquiriendo una obra de arte, quién te dice que eso que estás comprando no es arte. Posiblemente lo hayas adquirido en una pequeña galería de tu barrio, o en una de esas ferias de arte en la calle que de vez en cuando aparecen por las ciudades. Incluso en ferias ya de cierta enjundia, por qué no. Si tienes buen gusto y buen olfato puedes llegar a comprar algo de gran valor sin dejarte el sueldo del mes. No esperes hacerte rico comprando cuadros de artistas jóvenes, las cosas son más complicadas que eso, pero ¿no es mucho mejor llenar tu casa de objetos únicos, que enriquecen la vista y el alma, que de vulgares láminas de Van Gogh o cosas mucho peores?, (espero que no se ofenda nadie, incluido el pobre de Van Gogh, allá donde esté).

Seguir leyendo →

Publicado por jesusfnavarro en Arte, Post, 0 comentarios