El Arte Espontáneo. La búsqueda de lo primitivo

El arte siempre ha estado dirigido de manera inexorable por el poder, pero no deja de ser una forma de expresión humana, y a pesar de su poderosa maquinaria para controlar todo lo que sea incómodo para el sistema, hay momentos en la historia en que surgen de forma espontánea expresiones en búsqueda de lo primitivo.

bison-de-altamira_500px

Siempre ha habido artistas que han marcado un antes y un después en la historia del arte. Son personas que suelen ir contracorriente, inadaptados, social o culturalmente. Forman parte de una reacción provocada por una situación política, social, cultural. Los ISMOS de finales del siglo XIX surgen a partir de artistas inquietos, formados en las academias, pero aburridos de sus técnicas y con ganas de probar nuevas cosas. Se buscaba premeditadamente vías de desarrollo artístico, los artistas se alineaban en una de esas vías de escape al academicismo anquilosante y solían ir acompañados de un sólido discurso redactado por intelectuales muy preparados de todas las artes, como André Bretón en el caso del Surrealismo o el propio Kandinsky en el Arte Abstracto. No se puede decir que fuera exactamente una reacción espontánea porque estaba orquestada desde distintos puntos por colectividades con objetivos comunes.

twombly_500pxEsta colectividad desaparece en el XX y sigue así en la actualidad. El Arte Contemporáneo no entiende de colectivos, (hay extraordinarias excepciones como el Equipo Crónica). Por ejemplo, desde los años setenta hasta nuestros días, hemos podido observar cómo el Arte Urbano ha ido adquiriendo fuerza, y posiblemente desde Basquiat, vemos de forma regular a artistas que nacen y se hacen en las calles, cómo van adaptando su obra a espacios expositivos más convencionales. Porque aunque surja en las calles de manera espontánea, en el fondo lo que quiere es calar en la sociedad, quiere cambiar las cosas. El artista urbano y el contemporáneo busca reivindicarse haciéndose ver, creando un estilo personal, estampando su firma por todas partes, muy influenciados, sin duda, por estilos musicales como el hiphop que destaca también por esa tendencia a mostrar el ego. También en el lenguaje literario, cada vez más experimental que tiende a presentar la realidad de una forma más subjetiva, con una visión destructiva del hombre y un planteamiento entre fatalista y utópico de la sociedad. Ésta tendencia también se puede ver en otros medios artísticos más populares como el cine o la televisión. En el caso del cine con obras de culto, sobre todo en géneros como la ciencia ficción: “El Planeta de los simios”, “2001, Odisea del espacio”, o “Cube”. En televisión con la irrupción de realities donde cada personaje traza una estrategia para derrotar a sus rivales desde la convivencia con ellos. Un individualismo feroz que en el caso del arte se ha visto alimentado por el propio mercado. Lo importante no es ya la obra sino el propio artista, su vida, su figura.

Set de 36 pinturas pastel al óleo

El pastel al óleo lo puedes mezclar con tu pintura al óleo.

Es soluble, al igual que la pintura al óleo tradicional, con disolvente esencia de trementina o white spirit, y aceite de linaza.

Compra Segura Amazon

[yasr_overall_rating size="small"]

 

Additional images:

Product Thumbnail

Price:

Buy Now

A partir de esta reflexión, parece que la sociedad busca esa chispa que sale aparentemente de la nada para crear algo excepcional. Nos parece que las pinturas rupestres son geniales representaciones que surgen de las paredes de una cueva, porque eran gente primitiva, no eran casi ni personas, ¿cómo es posible que pudieran hacer algo así? Algo primitivo es algo tosco, básico, sin pulir. Durante las primeras vanguardias, artistas como Picasso o Gauguin sintieron esa fascinación casi mágica por los trabajos primitivos de el arte precolombino, el polinésico, el africano, el egipcio o el arte de la India antigua, que ven en esas piezas una inspiración para elaborar un nuevo discurso estético y formal. Relacionar todo esto con la espiritualidad y la inspiración divina es inevitable, pero en la actualidad yo creo que las cosas van por otro camino, al menos con el arte urbano. El artista urbano y contemporáneo lo que busca es más bien reivindicarse a sí mismo, mostrar su poder por medio de sus intervenciones, sentir que puede cambiar su entorno, cambiar la realidad. Creo que tiene que ver con expresiones espontáneas que buscan cambiar la realidad social, cultural, política del momento, y en cada realidad histórica se ha buscado el origen, para sacudirse de encima toda la impregnación cultural acumulada por imposiciones dadas por los poderes fácticos.alexandre_farto_vhils_500px

No aparecen de manera clara teóricos del arte para poner orden en las manifestaciones artísticas espontáneas en los primeros años del siglo XXI, como ocurrió en las vanguardias, pero sí se empiezan a ver a un gran número de artistas que han surgido de la cultura urbana y que empiezan a invadir los espacios expositivos tradicionales e institucionales sin perder demasiada frescura ni capacidad de reivindicación. Están empezando a decorar y a contarnos cosas dentro y fuera de las cuevas.

Deja un comentario